¿Por dónde empiezo?

Acerca de Vida de Dos

Image title

Vivir significa decidir: decidimos cómo vernos, en qué dirección avanzar, de quién rodearnos. Decidimos, incluso, aquello que creemos es azar o destino. Somos el resultado de las acciones y estamos donde (queriendo o no) decidimos llegar. En este contexto, imperfecto, intuitivo y sobre todo muy individual, aparece una de las mayores decisiones de las personas: dejar de ser uno y decidir que tu vida ya no sea solo tuya.

El amor simplemente aparece, se gesta, se incuba, se descubre, se vive, pero no se decide. Lo que sí se decide es hacerlo práctica, carne y hechos, se decide la unión. ¿Hay una decisión más difícil y apasionante que decidir vivir de dos? Y no se trata de convivir, de estar bajo un mismo techo, no se trata siquiera de casarse; se trata de entregarse por entero y de buscar un futuro para nosotros mismos. En ese momento aparece la más trascendental decisión: vivir de dos.

Y así, como desde ya mucho tiempo, decidimos investigar, conocer, vivir y percibir el amor que se esconde bajo superficialidades, que se traspasa entre códigos de cemento y concepciones sociales. Decidimos ir tras el amor y tras esa decisión que a diario toman personas en todo el mundo: compartir sus vidas. Y lo hacen con contratos, con celebraciones, con ritos, con tradiciones, lo hacen de mil formas, pero al final es lo mismo: amarse y unirse.

Descubrimos algo que todos creen saber pero no se hace propio hasta que se experimenta: que el amor mueve montañas y que no hay un sentimiento más puro, fuerte y hasta doloroso que el amor, pues significa descuidarse a sí mismo, olvidarte de tu propio yo y renunciar al “quiero”, “puedo”, “voy”, para dar paso al “queremos”, “podemos”, “vamos”.

Decir y escuchar “sí” es lo que nos motiva. Con esa mágica convicción emprendimos vuelo a distintos lugares, hablamos con personas claves, hojeamos libros, leyes, descubrimos historias asombrosas y por qué no, hojeamos variados álbumes de fotos. Emprendimos la titánica tarea de comprender el amor y su máxima expresión: la unión traducida es un compromiso llamado matrimonio.

Conocimos matrimonios de princesas, de cuentos de hadas, futuristas y clásicos. Vimos rostros de hombres y mujeres enamorados dando el paso más trascendental para ellos, pues más allá de la forma de un contrato, se trata de tatuarse el nombre del otro en el propio corazón.

Hoy, en medio de este viaje mágico, podemos decir que te queremos acompañar en el proceso, en cada día y cada paso, queremos estar contigo en cada una de las decisiones que debas tomar para el día de tu boda. Queremos que sea solo el amor lo que llene tu cabeza y tu agenda, no queremos que te equivoques ni que pierdas un minuto para amarlo/a. Para eso nacimos, para acompañarte en esta vida de dos que decidiste llevar, y acompañarte hasta el altar.

Somos Vida de Dos, un medio de comunicación, una aventura, un grupo de muchas voluntades que se unieron para que el día más feliz de tu vida sea aún más perfecto, más pleno, más tranquilo. Cada letra que escribimos y cada foto que tomamos están pensadas en ustedes, queridos novios.